Reseña Neverwhere - Neal Gaiman

30.4.16

Neverwhere
Neal Gaiman
Roca Editorial
ISBN  9788499189611

Neverwhere cuenta la historia de Richard Mayhew, un joven londinense con una vida ordinaria que cambia para siempre cuando se sumerge a través de los intersticios de la realidad en el subsuelo de Londres. Allí existe un mundo desconocido e invisible, plagado de seres extraños, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas.

Esta nueva edición reconcilia y reinstaura las distintas versiones escritas por Gaiman, y añade varias escenas que habían sido eliminadas. Incluye también una carta a sus lectores en castellano y una novela corta ambientada en el universo de Neverwhere, titulada De cómo el marqués recuperó su abrigo.

Desde que a finales del año pasado leyera por primera vez a Neal Gaiman, no he dejado de buscar libros suyos para sumergirme en sus historias. Siempre iba a mayor, pero este libro se ha quedado un poco corto en cuanto a mis expectativas.

El libro es fabuloso, eso no voy a negarlo. Tanto la ambientación como la gran mayoría de los personajes me han gustado. Esta fantasía urbana nos sumerge bajo Londres, en un ambiente mágico y hostil —sumamente despiadado— donde a través de Richard Mayhew, Lady Puerta, el Marqués de Carabás y otros tantos personajes, Gaiman critica dos cosas fundamentales: la monotonía de la vida cotidiana y la manera en que ignoramos la marginalidad en nuestras calles.

Richard vive en Londres una vida gris y vacía, donde todo es igual y a pesar de tener a su prometida (una mujer detestable que lo controla hasta el más mínimo detalle) y a su amigo de la oficina, Richard no es feliz y se encuentra muy solo. Eso cambia al conocer y ayudar a Lady Puerta, una jovencita que viene del Londres subterráneo, quién está siendo perseguida por los asesinos de su familia.

Todo lo que hay en ese Londres es extraño, caótico y un poco repulsivo, sobretodo para Richard que tiene una vida resuelta y al ayudar a Puerta, queda "atrapado" por las grietas del tiempo que rigen este lugar. No le queda otra que ir tras la chica y sus acompañantes, intentando volver a su vida normal.

Como decía antes, el libro quedo un poco corto en cuanto a mis expectativas. Y eso fue más que nada por el protagonista. Richard es un poco pusilánime y me costó sentir empatía por él, aún cuando sé que todos los cambios que experimentó en cuestión de algunas horas obviamente podrían ser chocantes. Pero aún así, siento que su evolución fue un poco forzada y no se sintió tan real, al menos para que tomara la decisión a la que llega en las últimas páginas del libro. Mis favoritos sin duda fueron los villanos y el Marqués, el personaje más gris del libro y que para mí, se robó la historia por completo.

La ambientación es tan maravillosa, la amé, que me dieron muchas ganas de ver la versión televisiva del libro.

Y ustedes ¿ya leyeron Neverwhere o alguna otra de las obras de Gaiman? ¿Qué les parecieron?

Piratear o no piratear, he ahí el dilema

25.4.16


Leo mucho y muy rápido. O al menos solía hacerlo, antes de que la meta de mi vida actual se volviera convertirme en FrontEnt en seis meses. Pero bueno, lo dejaré en que leo y en que no soy una persona quisquillosa con el formato. Me gustan los libros en papel tanto como los digitales, por las posibilidades que ofrece cada uno.

Entonces, compro libros en papel y en digital. Pero de este último, también pirateo.
¿O sea que estás a favor del pirateo?, me dirán ustedes. Depende, debería contestarles yo.

Concibo el pirateo en su versión más altruista, la de compartir por la libertad de información. Para alguien que vive en el culo del mundo, es de agradecer que alguien me facilite epubs de libros que quiero leer y que acá llegarán en un tiempo indeterminado después de su lanzamiento en Europa. Y México. Y el resto de Latinoamérica. Y ni eso es garantía de que ese libro en particular (o esa saga) lleguen a Chile.

Por poner un ejemplo: La Selección de Kiera Kass se publicó el 2012, mismo año en que se publicó en español y otros idiomas para Europa. Hubieron otras ediciones por el 2014 y 2015 pero, ¿saben cuándo llego a Chile? ¡¡FEBRERO 2016!! O sea, si yo hubiera querido leer La Selección, habría tenido que esperar todos estos años para poder conseguir el libro (en el caso de no poder comprarlo en el extranjero, cosa que le pasa a mucha gente acá).

También avalo el pirateo en caso de pobreza. Si el libro que quieres leer no está en tu biblioteca local y ya preguntaste si tus amigos lo tienen y te lo pueden prestar y no tienes el dinero para comprarlo, yo piratearía. En digital, por supuesto, por lo de la información libre y blablabla.

Casos en los que me opongo a la piratería: libros piratas impresos. ¿Por qué? Porque si yo pirateo en digital, no le estoy pagando a nadie, por lo tanto, no implica ninguna venta o lucro. Si yo le compro un libro pirata impreso a alguien, significa que ayudo a esa persona a lucrar con algo que no es suyo. Y eventualmente, el dinero que me gaste en ese libro pirata, puedo guardarlo, juntar un poco más y puedo comprarme ese libro que quiero.

Podría decirse también que uso la piratería para decidir. Con tantos libros publicándose a la vez, y con las ganas de leer tantos de ellos, ¿por cuál me decido? Así, los leo en digital, y los que quiero en verdad (que son la mayoría) los pongo en mi lista de POR COMPRAR. Soy más lenta a la hora de comprarlos, pero lo hago.

¿Ustedes piratean o compran todo lo que leen? Y si piratean, ¿lo hacen en físico o digital? ¿y por qué lo hacen?

Violentamente Afortunada

11.4.16

Laura Makabresku

Hace unos días, buscando unos libros para Azul de La Bestia Caótica, me topé con una lista de libros feministas, donde se encontraba Afortunada de Alice Sebold. Sin saber de que se trataba, lo descargué e ilusamente lo abrí, pensando en sólo darle una ojeada, ya que eran las 3 de la madrugada y quería irme a dormir pronto.

Craso error. Me quedé pegada a las páginas del libro, mitad horrorizada y mitad angustiada por lo que la autora nos cuenta en sus páginas. Cuando busque, me di cuenta de que eran las vivencias de la misma autora, que fue violada al final de su primer año universitario.

En el túnel donde me violaron... una chica había sido asesinada y descuartizada. La policía me contó su caso. A su lado, me dijeron, yo había sido afortunada.
Sin embargo, en aquel momento me pareció que tenía más en común con la chica asesinada que con los corpulentos y fornidos agentes de policía o con mis perplejas amigas de la universidad. La chica asesinada y yo habíamos estado en el mismo lugar subterráneo. Habíamos yacido entre hojas muertas y botellas de cerveza rotas.

Ella describe todo de manera muy gráfica y su relato es de una crudeza sobrecogedora, al ver que este hecho traumatizante la aísla de lo que había sido su mundo hasta ese momento. La hace plantearse muchas cosas y la brecha que se abre entre ella y su familia o entre ella y el resto del mundo cuando se enteran de lo que ha sucedido, es angustiante. Sufre de un cierto "rechazo" instintivo de parte de otras personas, al ver lo que le ha sucedido y tener la valentía de volver a la universidad, sabiendo que su agresor está por ahí.

Yo me decía que ella había sido muy valiente al contar su experiencia y afortunada al tener el respaldo para revivirla y publicarla. Pero cuando vi los comentarios de Goodreads, me di cuenta de que se la sigue violentando, rechazando. ¿Está mal que ella quiera publicar su experiencia? ¿Es violento que ella desee hacer una catarsis y un llamado, una advertencia, contando su violación? Sí, el contenido es fuerte. Es tan fuerte como cualquier otro acto de violencia que se puede cometer contra otra persona.

Entonces, ¿por qué la falta de empatía o el rechazo? Los libros obviamente son para disfrutar y visitar otros mundos, pero vivimos en este. Y cerrar los ojos a cosas que pasan todos los días, distanciarnos de la violencia y no empatizar con el dolor y el trauma de otro ser humano, nos hace más fríos y nos quita un pedacito de humanidad que a veces hace tanta falta para mirar a otra persona a los ojos y decir estoy junto a ti.

Reseña Las naves de la locura - Robin Hobb

3.4.16

Las naves de la locura
(Las leyes del mar #2)
Robin Hobb
Plaza & Janés
ISBN 978956443542

La maldición milenaria de los Antiguos Mercaderes del Mitonar se va erosionando poco a poco bajo la mano de hierro de un nuevo soberano corrupto. Mientras tanto, los Vestrit esperan ansiosamente a Althea, quien ha encontrado un nuevo hogar en el barco viviente Ofelia. Pero nuestra protagonista no deja de pensar en recuperar su legítima herencia, la nave Vivacia, y viajar con ella libremente por los mares. Junto a Brashen, su antiguo compañero de aventuras marítimas, tratará de rescatarla del cruel pirata Kennit, quien, además, ha secuestrado a su padre y a Wintrow, su sobrino.

Las naves de la locura es el segundo libro de la trilogía “Las leyes del Mar”. Creo que lo primero a destacar de este libro siendo una segunda parte es que no sufre de la mayoría de los problemas que sufren los llamados “libros puentes”. La trama fluye libremente y se siente más como una extensión natural de la primera parte que una segunda parte forzada, la trama continua sin problemas y el desarrollo de los personajes se siente natural sin dejar de construir y alimentar este rico universo.

Una de los puntos más fuertes de la trama es la creatividad de la autora, que da giros en la trama inesperados sin que se sientan forzados siendo capaz de mantenerte interesada en lo que sucede alrededor de los personajes sin ningún problema.

Es muy destacable como se da el tiempo de mostrar cómo muchos de los personajes se ven obligados a crecer debido a las circunstancias que los rodean y cómo este tipo de profundidad se la otorga incluyendo a los antagonistas, algo que se agradece en un género donde comúnmente la línea de los buenos y malos está muy bien definida.

Quisiera dar un punto extra por el desarrollo de los personajes femeninos, y con esto no me refiero solo a Althea, se les da la oportunidad de crecer, de equivocarse y de destacar cómo en muy pocas sagas.

Lo único que me queda por decir es que en serio deberian darle una oportunidad, mientras tanto, estoy esperando con ansias que llegue la tercera parte de este universo.